PEDÍ

TU POSNET

Las empresas prevén aumentos por encima de las metas de inflación

Las empresas prevén aumentos por encima de las metas de inflación

Para los empleados fuera de convenio, las previsiones empresariales se ubican entre el 26 y el 28% de incremento salarial, distribuido en dos tramos.

Los aumentos salariales para el personal fuera de convenio colectivo de trabajo se ubicarían, en promedio, entre el 26,5% y el 28%, según tres encuestas privadas. Y, de acuerdo al relevamiento de Willis Towers Watson, las empresas prevén en sus presupuestos incrementos dentro de convenio de un 26% promedio.

Así, los porcentajes previstos superan en varios puntos la meta de entre 12% y 17% de inflación establecida por el gobierno para 2017. Las encuestas revelan que los ajustes salariales se armaron a la espera de una inflación anual de entre el 21,5% y el 25%.

Los informes no presentan diferencias sustanciales entre las previsiones de aumento de los distintos sectores de actividad. Metalurgia y siderurgia se ubican entre los que proyectan menos porcentaje de incremento (entre 24% y 26%) y “alta tecnología” se ubica como el sector con mejores incrementos, con previsiones del 30% en promedio.

Mirá también

Paritarias: hay hasta 12 puntos de diferencia entre municipios

“Las empresas están presupuestando los aumentos fuera de convenio en un rango de entre el 25% y el 31%”, dice Marcela Angeli, directora de Willis Towers Watson. “El 26% previsto para los empleados dentro de convenio es una estimación que hacen las empresas en su presupuesto de negocio; otra cosa es lo que se cierra en las negociaciones”, advierte.

Para la consultora, las estimaciones muestran que “las empresas todavía descreen un poco del dato que presentó el gobierno como meta de inflación”, analiza. “La inflación acumulada hasta ahora es del 6,2% y si lo proyectamos a este ritmo nos da un 24%. De ahí la previsión promedio de las empresas de un 25% de inflación para este año”, agrega. También, en parte, observa Angeli, los porcentajes planificados “tienen que ver con tratar de recuperar algo de los que se vino perdiendo, principalmente el año pasado”, cuando el salario real cayó algo más del 4% en el sector privado.

Los consultores coinciden en que las expectativas inflacionarias están bajando. Sin embargo, según el análisis de Valeria Bohórquez, directora de Career de Mercer, “los tiempos de las empresas para ajustar sus números son más lentos: ahora se va viendo que la inflación se va moderando y también se van moderando las previsiones. El año pasado la previsión de ajustes para 2017 era de 30%; en febrero, nos dio 28,6%; ahora, 26,5%”, detalla.

“El gobierno está tratando de contener la inflación y tiene pronósticos menores a los que estima el sector privado”, dice, por su parte, Mariano Dantas, director de la consultora que lleva su nombre. Por eso “tratará por todos los medios de que los salarios estén cerca de ese registro. Ante los ajustes tarifarios y de costo de vida, aparece la cláusula gatillo, que implica la revisión de los acuerdos paritarios en función de la inflación real”, agrega.

Mirá también

Avanza un convenio con petroleros para bajar costos en Chubut

Por su parte, Guido Lorenzo, economista de ACM, indica que las estimaciones altas tienen que ver con recomponer no sólo por la pérdida del salario real, sino también con la falta de pago de bonos de 2016, ya que “en muchos casos las empresas no los pagaron”. Además, señala, “fuera de convenio no existe una protección equivalente a la cláusula gatillo, por si la inflación sube”.

Para el economista, “las pretensiones de los gremios que buscan compensar la inflación del año pasado no son muy justificables en un contexto donde la actividad no se está consolidando y el empleo no se recupera”. En su opinión “el gobierno tiene más para torcer la paritaria que los gremios”, dice.

El resultado de las negociaciones paritarias “va a influir a lo largo del año en los salarios fuera de convenio”, asegura Bohórquez. “Los acuerdos dentro de convenio cerraban por encima de la pauta salarial de los de fuera de convenio. Pero desde hace 3 años, esta pasó a ubicarse uno o dos puntos por encima de los resultados paritarios, lo que es probable que se mantenga este año”, agrega.

Fuera de convenio

La mayor parte de las empresas darán los aumentos a los empleados fuera de convenio en dos tramos: el primero este mes (a cobrar en mayo) y el segundo en octubre. En este primer tramo, los incrementos previstos se ubicarán, en promedio, entre el 16,6 y el 19,4%, según los relevamientos consultados, mientras que el resto, a pagarse en el segundo semestre, será la variable de ajuste en función de inflación, evolución del negocio, tendencias del mercado en cuanto compensaciones y acuerdos paritarios cerrados.

“Lo que está asegurado es ese 19,4% que, en promedio, las empresas van a dar ahora: eso es lo real”, enfatiza Angeli. “Lo que falta es un gran signo de pregunta: la inflación, el desempeño de las empresas, los negocios en general y cómo sigan las paritarias pueden influir”.

Mirá también

Cuáles son los perfiles más buscados en el sector salud

“De acá a fin de año puede ser otra Argentina”, sintetiza, por su parte, Mariano Dantas, director de la consultora que lleva su nombre, que aclara que el porcentaje que las empresas dejan para el segundo semestre está siempre sujeto a ajustes. ¿Cómo serán esos ajustes? “Hoy el panorama no está del todo claro”, dice el consultor.

El 31% de las 183 empresas encuestadas por Willis Towers Watson contestó que los incrementos para el personal fuera de convenio serán generales: el porcentaje será igual para todo el personal. Pero la mayor parte de las empresas (53%) dará incrementos mixtos, es decir, un porcentaje equivalente para todo el personal, más ajustes individuales por mérito o por comparación con el mercado. “Si tengo 28 para dar este año, a todos les doy un 24 y los 4 puntos que me quedan los voy a distribuir entre el 70% de la población, mirando su desempeño y el nivel de su salario frente al mercado”, ejemplifica Angeli.

Por otra parte, ese mismo estudio mostró que el 72% de las empresas estima que los incrementos salariales proyectados para el segundo semestre sufrirán modificaciones, aunque sólo el 21% de ese grupo dijo que se reducirán. Un 14% estimó que no se modificará y el 15% restante no lo tenía definido.

De todas maneras, advierta Angeli, se trata de tendencias que afectan “a un pequeño porcentaje del empleo. Acá no están consideradas las pymes ni los trabajadores autónomos”, señala.

El informe de Dantas, que incluye a 172 empresas, observa que el 40% de las compañías monitorea la evolución del mercado y las paritarias y el 34% no planea introducir ningún cambio. El resto, en partes casi iguales, proponen una revisión del presupuesto, modificaron el presupuesto o revisaron fechas de ajustes.

Esta encuesta también consultó sobre los criterios para la determinación del ajuste salarial. La mayoría de las empresas contestó que se determinaba en función de la tendencia del mercado (54%), el 23% dijo que dependía del porcentaje definido para personal en convenio y del 18% restante, casi la mitad señaló a la inflación como criterio; un 42% mencionó el presupuesto y sólo un 10% adujo como criterio el mérito en el desempeño.

En el mismo sentido, la encuesta de Mercer, realizada a 267 empresas durante marzo, muestra que, debido al contexto inflacionario, en los últimos 6 meses el 39% de las empresas ha decidido mantener en revisión o revisar el presupuesto.

También, el 23% revisará su estructura salarial, lo que implica implementación de sistemas de evaluación de puestos, alineamiento al mercado y mejoras a la estructura.

Salario real

La remuneración promedio de los trabajadores registrados del sector privado perdió algo más de 4 puntos porcentuales en 2016 en su valor real. Los sectores más afectados fueron los hoteles y restaurantes (-9,9%), la minería (-7,9%) y la industria manufacturera (-6%), según datos del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial. Los que menor pérdida sufrieron fueron agricultura, pesca, servicios sociales y de salud y finanzas (entre -0,6% y -1,4%), aunque todos perdieron.

Un estudio del Instituto de Estudios Laborales y Sociales (IDELAS) de la UCES, muestra que, entre 2009 y 2015, el ingreso medio del sector privado registrado había acumulado una mejora real del 6,2% promedio. Aún cuando la caída de 2016 no anuló del todo esa mejora, “el nivel promedio del salario está bajo”, dice Daniel Sticco, director del IDELAS.

“La Argentina tiene hoy un salario promedio equivalente a 1.000 dólares por trabajador. Hay sectores que se ubican por arriba, como bancarios, transportes, petróleo, y otros rezagados, como textiles y empleados rurales”, explica Sticco. La política de la administración anterior, que se basaba en el fomento del consumo, “era una política decidida a mejorar los ingresos de la población, y eso ocurrió en gran parte”, agrega.

La buena noticia, para Sticco, es que “estamos en un proceso de desaceleración de la inflación. Esto, más la cláusula gatillo, hacen factible la recuperación del salario“, asegura.

Alta tecnología

Los distintos revelamientos ubican al sector tecnológico como el de mayores incrementos previstos para 2017: un 30% en promedio para su personal fuera de convenio. Se trata también de un sector de altos salarios nominales. Según el estudio anual que desarrolla el Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticas de la Argentina, que abarca 149 empresas, los programadores sin experiencia (junior) ganan un salario bruto mensual promedio de $16.600; los que tienen alguna experiencia (semisenior), $24.500; y los senior, $33.000.

Beneficios

“La tendencia general es a mantener los beneficios”, dice Dantas, como surge de su encuesta, donde tres de cada cuatro empresas dijeron que los sostendrán. Y entre los beneficios a incorporar, el más mencionado (41%) fue el “home office”. Esto coincide con el informe Tendencias de Talento 2017 de Mercer, donde el teletrabajo, el horario flexible y el viernes corto aparecen como los beneficios que más se van a implementar este año.

Dotación

Tanto Dantas como Willis Towers Watson preguntaron por las modificaciones en las nóminas previstas por las empresas para este año. En ambos casos, la mayor parte de ellas (67 y 62%, respectivamente) no hará cambios en la dotación. Los informes coinciden en que un 17% de las compañías disminuirá la nómina y, según Dantas, esto sucederá en el 45% de las empresas del sector de consumo masivo consultadas.

También habrá reducciones en las industrias de telecomunicaciones, petróleo, logística y farmacéutica. “La reducción de personal fue un tema crítico el año pasado”, dice Angeli. “A esta altura de 2016, el 35% de las empresas pensaban en reducir y en octubre el porcentaje había llegado a 55%”, recuerda.

También la Encuesta de Expectativas de Empleo de ManpowerGroup para este segundo trimestre muestra datos parecidos: el 74% de los encuestados indicó que no realizaría cambios en su nómina y los empleadores se mostraron -como ya había pasado en el trimestre anterior- cautelosos a la hora de hablar de planes de contratación: la expectativa neta de empleo se ubico en +4% para el período.

Mercer analizó la variación histórica de las dotaciones por género, según las distintas posiciones de la pirámide empresarial y observó un crecimiento de la presencia femenina en todos los niveles: desde 2012, en promedio, hay un 5% más de mujeres.

Donde más se incorporaron fue en el nivel de analistas: las mujeres pasaron de ser el 36% a representar el 44% de los trabajadores. El crecimiento fue menor en el máximo nivel, dirección general, donde el porcentaje pasó del 3% al 6%.

La brecha salarial, sin embargo, se mantiene estable en los niveles superiores: las mujeres cobran entre un 8 y un 12% menos que los varones en los niveles de gerente, gerente senior y director.

 

Fuente: https://www.ieco.clarin.com/ieco/recursos-humanos/empresas-preven-aumentos-encima-metas-inflacion_0_Hyc_IjPRl.html

Gabriela Samela